BUSQUEDA

Cargando...

domingo, 11 de marzo de 2012

ISP aprueba en Chile peligroso teratogénico para tratar esclerosis múltiple

Artículos etiquetados y‘Fingolimod’

ISP aprueba en Chile peligroso teratogénico para tratar esclerosis múltiple

ISP aprueba en Chile peligroso teratogénico para tratar esclerosis múltiple


Por Andrea Santander
El Instituto de Salud Pública de Chile (ISPCH) ha aprobado en tiempo record el primer tratamiento oral para el control de la esclerosis múltiple. Recién la Comisión Europea le dio luz verde a este peligroso fármaco, llamado GILENYA, el 11 de marzo de 2011 y el 11 de abril de 2011 ya entró a Chile sin obstáculos en su camino, a pesar de los daños que causa.
Tenemos así otro fármaco que es publicitado en los medios de des-información masiva como “la” esperada solución para tratar -en este caso- la Esclerosis Múltiple (EM).

¿Es posible CURAR destruyendo?

Gilenya, tiene licencia de Mitsubishi Tanabe Pharma y es la primera en una supuesta nueva clase de drogas llamadas moduladoras de los receptores de esfingosina 1-fosfato (S1RP); su función sería inhibir la acción autoinmune y, por ende, la destrucción de las capas de mielina en las fibras nerviosas del sistema nervioso central.  Curioso –por decir lo menos- la forma en que se propone combatir la Esclerosis Múltiple (EM), ya que ésta es una enfermedad crónica que consiste en el debilitamiento  progresivo de la mielina de las neuronas, en el cerebro y la espina dorsal.
Si bien Gilenya no cura la EM, se afirma que hace más lenta la aparición y suma de problemas físicos asociados a la patología, sin embargo, veremos que causa demasiados problemas graves asociados al fármaco que deberían hacer a las personas informarse bien antes de decidir arriesgar tanto su salud.
El principio activo de Gilenya es Fingolimod, y el fabricante es laboratorio Novartis (Registro ISP N°3574/10), y se libera al público mundial con sólo 2 estudios clínicos.

Nunca tanta maravilla

El folleto de información al profesional de Gilenya entrega estas advertencias y precauciones: Hay una disminución en la velocidad y/o conducción atrioventricular después de la primera dosis. Observe al paciente por signos y síntomas de bradicardia por 6 horas después de la primera dosis. Cuidados con pacientes con problemas cardíacos.
Gilenya incrementa el riesgo de infecciones y se recomienda monitorear señales y síntomas de infección durante el tratamiento y hasta 2 meses después de la última medicación con este producto. “No comience tratamiento con GILENYA en pacientes con infecciones graves o crónicas”
Se suman problemas oculares, disminución de función pulmonar, daño hepático y daño fetal (recomendándose uso de métodos anticonceptivos durante el tratamiento con este producto y hasta 2 meses después de dejar el tratamiento).
Efectos “adversos” que se agregan a la lista: dolor de cabeza, influenza (al igual que la aparición de infecciones, significa que provoca baja de defensas), diarrea, dolor a la espalda, tos, herpes, bronquitis, sinusitis, gastroenteritis, bradicardia, vértigo, parestesia, migraña, astenia, alopecia, eczema, prurito, anorexia, incremento de triglicéridos en la sangre, disnea, depresión, visión borrosa, dolor ocular, hipertensión, linfopenia, leucopenia, isquemia y derrames cerebrales, oclusión periférica arterial, encefalopatía, linfomas, fatiga, orina oscura, ictericia, fiebre, etc.
Curioso que el mismo folleto afirme que Gilenya NO tiene “contraindicaciones”.
Gilenya NO HA SIDO PROBADO EN pacientes: con esclerosis múltiple (EM) con funciones respiratorias comprometidas;  con arritmias;  a punto de parir; menores de 18 años; con daño renal leve o moderado; de razas diferentes a blanca.
Este fármaco produce una disminución en el recuento de linfocitos. Por otra parte se admite que las vacunas son menos efectivas en pacientes tomando Gilenya y reconocen que al vacunarse el paciente contraerá la misma enfermedad contra la que se vacuna.

Otro Teratogénico en el mercado

“NO EXISTEN estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas”. El fabricante del fármaco admite que en estudios con animales se demostró toxicidad, teratogenicidad (daño en ADN de fetos, lo que resultaría en nacimiento de niños TELETÓN) y muerte de embriones (abortos). Igual que en todos los fármacos teratogénicos, se afirma: “Gilenya debería ser usado durante el embarazo sólo si el potencial beneficio justifica el riesgo para el feto.”
Este fármaco, además, provoca cáncer: el fabricante afirma que se ha demostrado que este fármaco causa linfomas malignos en ratas macho y hembra. El fabricante niega que afecte la fertilidad, pero se demuestra con su propia información que causa daño directo al ADN, al ser un reconocido teratogénico (nótese la presencia del infaltable DIÓXIDO DE TITANIO como compuesto fijo en todo fármaco que resulta dañando el ADN).
En el diario electrónico chileno “El Mostrador” aparece este párrafo en el infomercialdisfrazado de “noticia” del día 11 de abril de 2011:
“La esclerosis múltiple es una patología cuya causa se desconoce, es de carácter autoinmune y se caracteriza por la pérdida de la capa de mielina que protege a las fibras nerviosas que conectan a las células cerebrales. Esto incide en que las señales que se envían de una célula a otra sean interrumpidas o simplemente no lleguen, lo que se traduce en déficit o discapacidad neurológica.”
La pregunta que surge entonces es: ¿Cómo un fármaco que causa una pérdida mayor en la mielina que protege a las neuronas (o un empeoramiento de la enfermedad) podría llegar a ser la solución a la EM?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...