BUSQUEDA

viernes, 2 de marzo de 2012

Esclerosis múltiple: una esperanza para aliviar los síntomas

Esclerosis múltiple: una esperanza para aliviar los síntomas


01 de marzo de 2012: Según los científicos, “Los gusanos parásitos podrían ofrecer esperanzas a millones de personas que sufren de esclerosis múltiple”.
Actualmente no existe cura para la enfermedad neurológica, pero los investigadores ahora creen que una dosis baja del Necator americanus, comúnmente conocida como anquilostomiasis,  puede ayudar a aliviar los síntomas.
Los pacientes de esclerosis múltiple a menudo experimentan visión borrosa, debilidad muscular y problemas de movilidad ya que la enfermedad ataca el sistema nervioso central.
Para probar la teoría, los médicos comenzaron  a reclutar pacientes para un estudio que eran  infectados con una dosis inocua de la lombriz.
Se cree que la presencia del parásito en el cuerpo puede provocar que “el sistema inmune se vuelva hiperactiva – la principal causa de la EM – la reducción de la severidad de los síntomas y el número de recaídas”.
El investigador principal, profesor David Pritchard, de la Universidad de Nottingham, en primer lugar tomó nota de los beneficios para la salud de los gusanos parásitos, mientras que en Papua Nueva Guinea comenzó durante la década del ‘80.
El profesor observó que los pacientes infectados con el anquilostoma raramente dieron lugar a una serie de enfermedades autoinmunes relacionadas, incluyendo la fiebre del heno y asma.
Al comentar sobre el último estudio, dijo: “En este  estudio estamos introduciendo un parásito que es, por definición, perjudicial, para actuar como un estímulo a la enfermedad moderada. Como una medida de salvaguardia de los parásitos intestinales están siendo utilizados en condiciones cuidadosamente controladas y monitoreadas, y si tiene éxito, podría anunciar una terapia muy necesaria para los pacientes con EM”.
“En la actualidad, hay muchos pacientes con EM para los que los medicamentos convencionales son ineficaces o están asociados con efectos secundarios no deseados”.
“Anquilostomas tienen una habilidad innata para moderar el sistema inmune para que puedan sobrevivir en el cuerpo durante años. Esta moderación puede tener un efecto espectador en la progresión de la esclerosis múltiple”.
El profesor Pritchard está en el proceso con  más de 70 pacientes de las áreas de Nottingham y Derby, que sufren de EM remitente-recidivante (EMRR) – el tipo más común en el que los problemas de visión, mareos y fatiga aparecen y desaparecen – y EM secundaria progresiva.
La mitad de los pacientes en el ensayo recibirán una dosis baja de las lombrices – 25 de las larvas microscópicas – en un yeso aplicado en el brazo, mientras que los otros recibirán un placebo.
Una vez que las larvas entran en contacto con la piel se están abriendo paso a través en el torrente sanguíneo hasta llegar a los pulmones donde se expulsan al toser o al tragar para llegar a su destino final, el intestino, donde sobreviven al adherirse a la mucosa intestinal y se alimentan de la sangre del huésped.
Pueden crecer hasta un centímetro de longitud a medida que penetran en los vasos sanguíneos.
Los gusanos no se multiplican en el huésped, pero se reproducen mediante los huevos fértiles, que son expulsados por  las heces humanas. Estos eclosionan en larvas infectivas fuera del cuerpo, que van a infectar a otros pacientes.
Al final del ensayo, los resultados de los dos grupos de pacientes se compararon para determinar si los anquilostomas tuvieron  éxito en la amortiguación por el sistema inmune de los pacientes, manteniendo sus síntomas bajo control y la prevención de recaídas.
La esclerosis múltiple es la enfermedad neurológica más frecuente en adultos jóvenes, pero los síntomas son en su mayoría entre las edades de 20 y 40 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...