BUSQUEDA

miércoles, 6 de junio de 2012

Pacientes con esclerosis múltiple pueden ser menos propensos a las enfermedades del corazón


Pacientes con esclerosis múltiple pueden ser menos propensos a las enfermedades del corazón
MS resonancia magnéticaEntre los pacientes de los hospitales de Estados Unidos, las personas con esclerosis múltiple son menos propensos que otros que han sido ingresados ​​por ataques al corazón y la enfermedad isquémica del corazón, dijo un investigador aquí.
Después de ajustar por comorbilidad y las variables demográficas, y en relación con los controles sin EM, los dados de alta con un diagnóstico de la esclerosis múltiple secundaria fueron un 30% menos probabilidades de tener un diagnóstico primario de infarto de miocardio (odds ratio ajustado 0.70, IC 95%: 0,60 a 0,80) , dijo Sreekiran Thotakura, MD, MPH, de la Universidad de Toledo en Toledo, Ohio.
El análisis de los datos a escala nacional para pacientes de muestra de 2006 mostró que la probabilidad de un diagnóstico primario de enfermedad isquémica del corazón en pacientes con EM en relación con los controles fue aún más baja, con una odds ratio ajustada de 0,41 (IC del 95%: 0,36 a 0,47).
Thotakura, que presentó el estudio en la reunión conjunta del Consorcio de Centros de Esclerosis Múltiple y el Comité de las Américas para el Tratamiento e Investigación en Esclerosis Múltiple, no ofreció ninguna explicación de los hallazgos, que en parte contradicen dos otros análisis.
Las investigaciones anteriores habían encontrado que los ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares son responsables de una gran proporción de las muertes en pacientes con esclerosis múltiple. En un estudio de 1991 citado por Thotakura, alrededor de un tercio de la mortalidad en la EM es causada por estos eventos cardiovasculares agudos.
Por otro lado, otro estudio presentado en CMSC-ACTRIMS reunión de este año encontró que sólo 10 de las 81 muertes que ocurren en una cohorte de pacientes con EM seguidos durante 21 años fueron por causas cardiovasculares.
Sin embargo, estos estudios se basaron en muestras relativamente pequeñas y sólo se consideraron los resultados fatales. Thotakura y sus colegas pensaron que sería útil examinar un conjunto de datos nacional de gran tamaño de precisar la prevalencia de enfermedades cardiovasculares en que viven los pacientes con EM.
Señaló que hay varias razones para creer que el accidente cerebrovascular y la enfermedad cardíaca sería especialmente común con la EM, ya que la afección se caracteriza por anormalidades vasculares, tales como ruptura de la barrera hemato-encefálica y otras disfunciones endoteliales.
Algunas investigaciones han sugerido también que el flujo sanguíneo cerebral está alterada, Thotakura señaló.
Para sus datos, los investigadores fueron a la muestra de pacientes hospitalizados a nivel nacional, que recoge información de los registros de egresos de los cerca de 1.000 hospitales de Estados Unidos al año.
Diagnósticos de egreso de primaria y secundaria han sido recogidos, junto con datos sobre las comorbilidades y la demografía. Los diagnósticos cardiovasculares de interés fueron el infarto agudo de miocardio, la cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular isquémico y accidente cerebrovascular hemorrágico.
Los pacientes con una primaria el diagnóstico de la EM fueron excluidos, ya que la mayoría de estos pacientes presuntamente entró en el hospital por una enfermedad relacionada con la EM, lo que haría menos probable que sus registros indican que un evento agudo como un accidente cerebrovascular o infarto de miocardio.
Por lo tanto, Thotakura y sus colegas desarrollaron un estudio de casos y controles comparando pacientes con EM secundaria diagnósticos al alta de pacientes con EM no diagnósticos.
Los datos brutos puesto patas arriba las hipótesis de los investigadores de partida.Cada uno de los cuatro diagnósticos cardiovasculares en realidad era menos frecuente en los pacientes con EM que en los controles:
Infarto agudo de miocardio: 3,11% en todos los vertidos, 2,07% de los casos
la enfermedad isquémica del corazón: 21,01% en todas las descargas, 3,68% en los casos en
accidente cerebrovascular hemorrágico: 0,50% en todas las descargas, 0,37% en los casos
de accidente cerebrovascular isquémico: 2,77% en todos los vertidos, 1,90 % en los casos
Thotakura y sus colegas también encontraron que la mayoría de las comorbilidades que podrían contribuir a la enfermedad cardiovascular también fueron menos frecuentes en los pacientes con EM. Estos incluyen la hipertensión, el tabaquismo y la diabetes. Las tasas de obesidad, sin embargo, fueron similares en los pacientes con EM y controles.
Después de ajustar los datos demográficos y comorbilidades, sin embargo, las razones de probabilidad de accidente cerebrovascular isquémico y hemorrágico entre los casos frente a los controles no fueron estadísticamente significativas, aunque la tendencia era hacia una menor prevalencia en los pacientes con EM. Sólo los riesgos de infarto agudo de miocardio y la enfermedad isquémica del corazón sigue siendo significativamente inferior en los pacientes con EM respecto a los controles.
Thotakura dijo que un análisis similar llevado a cabo con datos de 2007 pacientes hospitalizados a escala nacional muestra arrojó esencialmente los mismos resultados, aunque no los presentan.
Señaló que un análisis de 2008 del New York Times datos del Estado del Departamento de Salud había encontrado resultados similares para el infarto de miocardio y enfermedad isquémica del corazón, pero las tasas de accidente cerebrovascular en ese estudio fueron superiores en los pacientes con EM que en los controles.
Otro estudio publicado este año de la Encuesta de vigilancia del comportamiento de los CDC de factores de riesgo también se encuentra una historia mucho mayor de accidente cerebrovascular en pacientes que informaron de un diagnóstico de EM (7% frente al 4,2%). Las condiciones del corazón no se abordan en este estudio.
Tras la presentación Thotakura, Aaron Miller, MD, de Mount Sinai School of Medicine en Nueva York, expresó sus dudas sobre los hallazgos.
"Está claro que valdría la pena estudiar las comorbilidades de la población con EM", dijo, pero él dijo que estaba preocupado por "la validez de ver que la población total del hospital como un conjunto de control".
Thotakura había observado que la edad media de los casos de esclerosis múltiple fue alrededor del 57, pero no indicó la edad correspondiente media de los pacientes sin EM, aunque el análisis se incluyen la edad en los ajustes.
Sin embargo, Miller dijo que la falta de coincidencia de edad es un problema para el análisis. "Estoy seguro de que la población general hospitalizada es mayor [que la media de 57 en los casos de EM]," dijo.
Miller también especuló que los pacientes con esclerosis múltiple sería más probabilidades de ser admitidos para las condiciones indirectamente relacionadas con su enfermedad primaria, tales como infecciones. Como resultado de ello, sugirió, que era injusto comparar a la población del hospital general, para quien los eventos cardiovasculares son una razón común para la admisión.
En respuesta, Thotakura reiteró que los pacientes con un diagnóstico de la EM primaria en el alta fueron excluidos.
Otro miembro de la audiencia observó que los medicamentos antiinflamatorios administrados a los pacientes con EM podría disminuir el riesgo de eventos cardiovasculares. Thotakura dijo que era posible, pero los datos sobre los tratamientos farmacológicos no formaban parte de la muestra de pacientes hospitalizados a nivel nacional.
Fuente primaria: Consorcio de Centros de Esclerosis Múltiple-Américas del Comité para el Tratamiento e Investigación en Esclerosis Múltiple
de referencia Fuente:
Herial N, et al "Prevalencia de la enfermedad isquémica del corazón y derrames cerebrales en la esclerosis múltiple" CMSC-ACTRIMS 2012.
Fuente: MedPage hoy © 2012 Todos los días de la Salud, Inc. (05.06.12

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...